FERRUM ET FLORA, la propuesta de CRISTINA PIÑA para el Otoño-Invierno 2019/20 es la versión más frágil del castizo madrileño y una declaración de amor a la ciudad desde un prisma diferente al habitual. Es un invierno deslumbrante visto desde el interior del Palacio de Cristal, el edificio más mágico de Madrid en 1887. Un sueño botánico rebosante de exótica flora filipina y reflejos cristalinos.

La chispeante luz del invierno madrileño se filtra a través de los cristales dando lugar a una atmósfera de ilusión donde aparece Violeta, madrileña, florista y amante de las flores. Le gusta tararear zarzuelas mientras pasea entre la exuberante flora del palacio que la mantiene obnubilada cada día. Sinfonía de pajarillos e insectos que revolotean entre las plantas.

Violeta viste piezas llenas de detalles geométricos y aplicaciones centelleantes salpicadas de lunares, estampados de claveles y bordados que nos recuerdan a los mantones de Manila. Sus texturas preferidas son georgette, muselina, crepé, organza, tul, batista y terciopelo de seda.

La paleta de color pasea entre lo exótico del verde profundo o el rosa manila y lo típico del violeta caramelo, blanco cristalino o el rosa picante.