I LOVE WES es una colección exquisita dirigida a una mujer nostálgica e irreverente, como cada uno de los personajes femeninos de la filmografía de Wes Anderson, cuya estética deslumbrante es nuestra inspiración para el Otoño-Invierno 2017/18. Judy, la protagonista de la colección es tan excéntrica como Margot Tenenbaum, tiene el arrojo de Agatha, la dulzura de Miss Cross, la inteligencia de Suzy Bishop y el je ne sais quoi de la protagonista de nombre desconocido de Hotel Chevalier.

La colección nos adentra en un mundo imaginario, de una artificialidad impecable, que resulta tan hipnótico como mágico. Estamos en uno de los simétricos capítulos andersonianos, suspendidos en una pista nevada tan perfectamente limpia como irreal. En ella desfilan las novias más etéreas junto con el prêt-à-couture más delicioso en un entorno idílico. Abrigos amarillos y blancos que nos preparan para el gélido invierno de Lutz, sastres de terciopelo y seda para emprender un Viaje a Darjeeling, vestidos y blusas de corte lady y botonaduras de estética militar.

Las novias se entremezclan integradas en la colección, delicadas, sofisticadas, especiales, sutiles y con mucho allure.

Judy, de gustos delicados, ama la seda en todas sus versiones: georgette, crepé, tul, organza, shantung, terciopelo… Y sueña entre tul ilusión y aplicaciones florales bordadas a mano de paillettes y cristales Swarovski. El estampado creado para la colección tiene un fondo color crema Courtesan au chocolat de Mendl’s, con una lluvia de confeti amarillo, blanco y negro y algunas piñas de los abetos de la República de Zubrowka.

La perfección del blanco solo queda rota por unas pinceladas de amarillo, beige y negro en pequeñas dosis.