LA CALIFORNIE de Cristina Piña define a una mujer sensual, enigmática, delicada y enamorada. La inspiración para Primavera-Verano 2017 nos lleva a Cannes, concretamente a la villa donde convivieron Pablo Picasso y Jacqueline Roque entre 1955 y 1961. La colección toma su nombre de esta impresionante mansión de la Belle Epoque rodeada de palmeras, eucaliptos y con vistas sobre Golfe-Juan y Antibes.

Jacqueline y su vida en “la Californie” son la principal referencia. La luz que entra por lo grandes ventanales del salón, el caos cotidiano entre lienzos y cerámica, el sol brillante de Cannes y el mar azul intenso al fondo. El olor de los eucaliptos y el sonido de las palmeras con el viento nos transmite las sensaciones cotidianas de la última musa del pintor que, a su vez, vivía una vida de claroscuros en su relación de amor obsesivo y dependiente con el genio.

Jacqueline viste tejidos ligeros como lino, georgette, cadi, algodón y organza. Los estampados creados a partir de una ilustración botánica y de fotografías de hojas de palmera, simulan los cielos de atardeceres rosas debajo de las palmeras del jardín.

La colección evoluciona desde el lino y el algodón para el día, hasta la organza y el cadi. Se completa con delicadas aplicaciones florales bordadas a mano de pailletes y cristales Swarovski.

La paleta de colores es sencilla, rosa y negro. Claro y oscuro.