MOROCCO, la propuesta de CRISTINA PIÑA para el verano 2019, nos introduce en la profundidad de Marruecos con sus intensos colores de ciudades rojas y paisajes anaranjados, su olor a especias, sus laberínticos zocos y su sonido narcótico.

En este contexto nuestra protagonista es Dalia. Enigmática, de ojos oscuros pintados con khol, mitad europea mitad árabe, independiente y misteriosa. Nadie sabe exactamente su ocupación a pesar de ser una popular habitante de Tetuán con una vida social envidiable que compagina con sus escapadas al desierto.

La paleta de color nos acerca a las dunas del Sahara con sus tonos ocres y sus atardeceres naranjas.

El estampado de camellos y palmeras sobre satén de seda nos traslada directamente a un oasis marroquí.

Dalia viste satén y georgette de seda combinados con organdí blanco y encaje de algodón.